Ayer me llamaron ingenuo…

Según el diccionario de la Real academia de la lengua Española la define como la facultad de ser sencillo y sincero. En nuestro léxico común y vulgar se le llama ingenua a todas aquellas personas que puede ser ‘vacilado’ o engañado fácilmente por acciones que aparentemente son inofensivas pero que en realidad tiene un efecto contrario a lo que se desea.

La ingenuidad, una virtud del corazón.

Se da por la misma sencillez y la actitud sin complicaciones que presenta ante la miopía de no visualizar lo negativo de las oportunidades que le son presentadas. Otro factor a  tomar en cuenta sobre esta virtud, es que mayormente es producida por la falta de experiencia.

Sin embargo, el término Ingenuo a lo largo de la cultura general y filosófica es usado como un sinónimo en las personas con características de humildad, inocencia y candidez.

Pero, a pesar de ser un sinónimo de honestidad  también tiene sus complicaciones y riesgos, pues por la misma acción de no pensar en los problemas posteriores esta misma los puede llevar a consecuencias problemáticas no pensadas o esperadas.

La ingenuidad: una oportunidad para el engaño

Tal es el caso que se da en nuestro país El Salvador, con los mensajes de texto que recibe nuestro celular diciendo que se ha ganado $10,000 y un pick-up Toyota-Hilux doble cabina 2010, y para reclamar el premio debes llamar a Guatemala y hacer un deposito de $3,000 antes de 24 horas. ¡Es increíble pero cierto!. Muchos han sido engañados con tal patraña y victimas de su propia inocencia.

¿Será que la ingenuidad es una característica que en lugar de ser calificada como buena nos produce solo efectos nocivos y destructores para nuestra vida y donde los demás se aprovechan de nuestras buenas intenciones? Meditemos que, volvernos personas NO INGENUAS significaría: ser picaros, maliciosos, desconfiados y quizás hasta mal intencionados?

¿Cual entonces es el punto de equilibrio? ¿Será que la Experiencia te dictará la mejor actitud ante las ofertas presentadas?

Algunos puntos a tomar en cuenta para ser ingenuos y evitar caer en engaños:

  1. No emocionarnos. Es la acción de tomar las cosas a la ligera, sin pensar y de forma eufórica.
  2. Pensar con cabeza fría. Es darnos el tiempo necesario para tomar la decisión más acertada.
  3. Comparte. Involucra a alguien más en la oferta, propuesta u ofrecimiento con el fin de que juntos puedan ver el panorama completo de la situación.
Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: